En la película “La naranja mecánica” aparece la dignidad vulnerada en todo momento.

Primero es el protagonista, un joven que lidera una banda callejera llamado Alex, quien se dedica a humillar, pegar, violar, e incluso matar a quien se cruce en su camino. No tiene empatía por los demás ni respeto por la integridad física y psíquica de las personas; nadie le provoca ningún sentimiento. Al cometer uno de sus delitos es arrestado y encarcelado. Allí, accede a someterse a un tratamiento experimental para eliminar su mala conducta y sus malos pensamientos porque es la única manera de poder salir de la cárcel, que es lo único que a él le interesa.

Después, cuando está en el proyecto y cuando sale de la cárcel, Alex es sometido a todo tipo de humillaciones vulnerando la dignidad de su persona, como cuando le hacen chupar la suela del zapato o cuando su anterior amigo se venga de él dándole una paliza.

La dignidad de la persona y la integridad física y psíquica son derechos fundamentales, inherentes a cada persona, que deben respetarse siempre.