La dignidad consiste en el conjunto de derechos que los seres humanos tenemos solo por el hecho de existir. Los derechos humanos derivan de la dignidad humana, y esa dignidad se concreta en el conjunto de derechos humanos que hay que reconocer a todas las personas, independientemente de la situación en la que esa persona esté en un momento determinado.
Todas las personas, aún estando en prisión deben seguir teniendo estos derechos.
A lo largo de la historia, se han producido verdaderas injusticias con las personas que estaban en la cárcel, incluso llegando a ser torturadas.
En “El expreso de medianoche” se refleja la actitud degradante de los policías hacia los presos durante toda la película, pegándoles, maltratándoles y vejándoles, en situaciones como, por ejemplo, cuando atan a Billy boca abajo, medio desnudo y le golpean en las plantas de los pies, cuando violan a un niño, o cuando, al final de la película, el policía se lleva a Billy a una sala, le pega y le intenta violar.

Hay una organización no gubernamental humanitaria, Amnistía Internacional, que, entre otras cosas, se encarga de promover la abolición de la tortura y de todo castigo denigrante a los prisioneros.