En esta película, la dignidad de la persona se muestra en los chicos que están sufriendo una enfermedad, cáncer, y en cómo conviven con ello día a día.
Los chicos, “los pelones”, tratan de convivir con esta enfermedad con humor y alegría, teniendo una actitud positiva, haciendo travesuras, compartiendo sus miedos con amigos del hospital, e intentando seguir adelante.
En “Planta 4ª” se refleja cómo luchan los pelones contra el cáncer para que su estancia allí sea lo menos traumática posible; las enfermeras hacen que todo sea lo más cómodo y agradable posible y, el chico de mantenimiento les ayuda a divertirse, distraerse de sus preocupaciones y les da fuerzas para seguir luchando; y cómo, a pesar de esta situación que están viviendo, siguen manteniendo la dignidad.

Da igual si estás enfermo, si estás en silla de ruedas, o si no tienes una pierna, todos seguimos teniendo dignidad, y por supuesto los mismos derechos.
Siguen siendo personas, y hay que tratarlas cómo tal, procurando que no se sientan apartadas de la sociedad.