Y para seguir relajándonos, este magnífico monólogo: