Sócrates es un filósofo de la época de los sofistas, pero era contrario a su pensamiento.

Sócrates también es profesor, pero no cobra por enseñar y su método es el diálogo.

Sócrates utiliza lo que se ha denominado como método socrático para restablecer el valor del lenguaje y establecer los conceptos universales (la ciencia está hecha de conceptos universales).

El método socrático consta de 3 partes:

Ironía: hace ver al discípulo que todo lo que sabía no es verdad, que no sirve. Hay que dejar las ideas que conocían aparte porque no sirven.

Mayéutica: Sócrates ayudaba a “dar a luz las ideas” y a descubrir las cosas y los conocimientos que sabemos.

Definición: Una vez sacada la verdad, la definimos. Definimos el concepto que hemos descubierto para que todos entendamos lo mismo. Nos podemos comunicar porque para todas las personas la definición es igual, es un concepto universal.

Además Sócrates plantea el intelectualismo moral que estuvo vigente hasta el cristianismo.

El intelectualismo moral consiste en justificar la moral en el conocimiento, si conozco El Bien, sabré hacer El Bien. Sócrates buscaba educar al hombre a través de la virtud (areté) para conseguir El Bien, un bien que en la ciudad es colectivo (justicia), basado en la solidaridad y la racionalidad. A diferencia de la tradición antigua que consideraba que El Bien era un don divino y que lo poseían sobre todo los héroes, Sócrates consideraba que El Bien se podía aprender al igual que las matemáticas, ya que se basaba en la racionalidad. Por lo tanto aquel que actúa mal, no lo hace por propia voluntad, sino por ignorancia, desconocimiento, es decir si no hace El Bien es porque no sabe lo que es El Bien.

Condenan a Sócrates a pena de muerte (se bebe cicuta).