El objetivo de Descartes era encontrar los primeros principios que sustentan el saber. Para ello crea un nuevo método racional y deductivo, que fuera válido para todas las ciencias. Este método se dividía en dos partes:

–  La intuición: primero intuye una evidencia clara y la analiza.

–  La deducción: sintetiza y  la comprueba.

Lo difícil era saber cuales de esas evidencias claras eran  realmente evidentes, es decir, que no hacia falta demostrarlas. Para llegar a ellas utilizala Dudametódica, es decir, duda de todo lo que se pueda dudar.

Primero analiza la información sensitiva y se da cuenta de que no puede ser el primer principio puesto que los sentidos te engañan.

Luego analiza el mundo exterior que parece real pero tampoco puede ser el primer principio porque no puedes distinguir la vigilia del sueño.

Después analiza los principios matemáticos, pues funcionan, pero no pueden ser el primer principio porque hay un genio maligno (capacidad humana de errar) que hace que te equivoques.

Descartes entonces se da cuenta de que lo único de lo que no puedes dudar es de que estas dudando, y si dudas, piensas, y solamente si piensas, existes. La duda metódica ha llegado a la primera verdad evidente y clara, el pensar (cogito ergo sum, pienso luego existo), este es el modelo (criterio) de verdad.

El  hombre piensa ideas y Descartes las agrupa en tres clases.

–          Adventicias. Son aquellas que tengo y parecen provenir del mundo exterior

–          Facticias. Son aquellas que elabora el hombre a partir de las ideas adventicias.

–          Innatas. Son aquellas ideas con las que nace el hombre. Dentro de estas ideas está la idea de infinito. Como el hombre es un sujeto finito, no puede crear el mismo esa idea, por lo que se la tiene que haber dado alguien infinito, Dios. Así Descartes demuestra a priori la existencia de dios. (Utiliza el mismo argumento que san Agustín, causa real proporcionada).

Ahora Descartes afirma que las ideas adventicias son verdaderas puesto que son el mundo exterior y dios te da  ideas verdaderas, no te engaña.

De este modo Descartes considera que el conjunto de la realidad son tres sustancias:

–          Res cogitans,  es el sujeto pensante, es decir, YO

–          Res infinita, es DIOS

–          Res extensa, es el MUNDO EXTERIOR