Ética de San Agustín

San Agustín abandona la idea del intelectualismo moral (solo podemos hacer el bien si conocemos el bien) que defendían Platón y Aristóteles. Al principio, San Agustín era maniqueo, pensaba que había dos fuerzas contrapuestas, la del bien y la del mal.

Pero más tarde, San Agustín se acerca a las ideas neoplatónicas a través del pensamiento de Plotino, el mal es la ausencia del bien, dios no ha creado el mal, por lo que no se le puede responsabilizar de ello, solo lo permite. San Agustín dice que dios nos ha dado libertad, es decir, que el hombre es libre, así que puede elegir entre hacer el  bien o el mal. La libertad es un bien que nos ha proporcionado dios, al igual que los demás bienes que poseemos. El hombre es el que tiene que elegir cómo utilizar esa libertad, puede seguir a dios o no.

Fe y razón

Para San Agustín, el objetivo del ser humano es alcanzar la verdad, la verdad cristiana. Para ello se vale dela Fey dela Razón.SegúnSan Agustín,la Razónayuda a esclarecer la verdad dela Fe. ASan Agustín no le interesa distinguir como obtiene los conocimientos, solo le interesa llegar a la verdad, mediantela Feola Razón, por lo que no las separa.

Existencia de dios

San Agustín intenta demostrar la existencia de dios a priori, es decir, mediante deducciones lógicas pero prescindiendo de la experiencia. Para ello se vale de tres pruebas:

–          Consenso. Como todos creen dios, tiene que existir, ya que no puede ser que todo el mundo esté equivocado.

–          Orden en universo. El universo está ordenado y tiene que ser dios el que lo ha hecho.

–          Autotrascendimiento, dios es causa real proporcionada. Al mirar el hombre en su conciencia, en su interior (interiorización), descubre verdades inmutables (perfectas). Esas verdades no las puede haber creado él, ya que es un ser mutable (imperfecto). Por esto, debe haber alguien proporcional (perfecto) que haya creado esas verdades inmutables. El alma conoce esas verdades mediante la iluminación divina.